Internacional

Biden cree que la reacción de Israel a los ataques de Hamás no ha sido «excesiva»

Joe Biden, en una reciente comparecencia en la Casa Blanca


Actualizado:14/05/2021 11:28h

Guardar

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha defendido la
respuesta del gobierno de Israel a los ataques con misiles lanzados por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) sobre algunas ciudades de su territorio y ha considerado que «no ha habido una reacción excesiva relevante», dijo Biden este jueves a los periodistas en un encuentro en la Casa Blanca.

«La cuestión es cómo llegar a un punto en el que se reduzcan significativamente los ataques, especialmente los ataques con cohetes que se lanzan de manera indiscriminada contra centros de población», añadió, según recoge la agencia Bloomberg.

Biden confirmó en una rueda de prensa que mantuvo el miércoles un
encuentro telefónico con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que espera mantener más conversaciones con altos funcionarios israelíes y que Estados Unidos está en contacto continuo con otros países que podrían mediar en una tregua, como Egipto.

Joe Biden, en una reciente comparecencia en la Casa Blanca – Reuters

Por su parte el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha trasladado que Washington «está abierto» a mantener un diálogo en Naciones Unidas la próxima semana
en relación a lo que está sucediendo en Israel.

«Estamos abiertos y apoyamos una discusión en Naciones Unidas, para comienzos de la semana que viene. Espero que esto nos dé algo de tiempo para que la diplomacia tenga algún efecto y ver si de verdad podemos lograr una reducción real de las tensiones», señaló Blinken en rueda de prensa.

Blinken también subrayó que «los ataques con misiles deben cesar», que Israel tiene «derecho a defenderse» y que Estados Unidos ha comenzado ya a «involucrar con urgencia» a sus socios regionales «para que prevalezca la calma».

Reunión del Consejo de Seguridad

Tras estas declaraciones de Blinken, la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Linda Thomas-Greenfield, afirmó, a través de su perfil de Twitter, que el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá este domingo «para discutir la situación en Israel y Gaza».

«Estados Unidos continuará participando activamente en la diplomacia al más alto nivel para tratar de reducir las tensiones», agregó la embajadora, cuya oficina habría bloqueado un esfuerzo por llevar a cabo la tercera reunión del Consejo de Seguridad sobre esta cuestión para este viernes.

Diplomáticos del Consejo aseguran al medio israelí ‘The Times of Israel’ que Estados Unidos ha presionado para que la reunión se celebrase el próximo martes y no este viernes, como se había planteado. Finalmente, Washington ha aceptado, a partir de presiones de Noruega, China y Túnez, que la sesión abierta se lleve a cabo el domingo.

Las dos anteriores reuniones de emergencia del Consejo sobre la situación entre Israel y Gaza se llevaron a cabo a puerta cerrada y concluyeron sin una declaración conjunta. Estados Unidos bloqueó la declaración porque en ella se condenaba la violencia ejercida por ambas partes.

Presencia de EE.UU. en Israel

El Departamento de Estado ha confirmado el envío a la zona de un enviado, Hady Amr, responsable de los temas relativos al conflicto israelo-palestino dentro del área.

Por otro lado, sobre la presencia de Estados Unidos en Israel, se ha cuestionado a la Casa Blanca sobre el nombramiento de un embajador. La portavoz, Jen Psaki, ha afirmado que «espera» que en las próximas semanas se tengan noticias sobre ello.

Al respecto, el senador estadounidense Bernie Sanders ha animado a Biden, a través de una publicación en su perfil de Twitter, a que elija a un embajador en Israel que pueda representar a Estados Unidos «de manera imparcial».

«Que pueda comprometerse no solo con Israel sino también con los palestinos», ha aseverado, para resaltar que «el papel de Estados Unidos debería ser unir a los pueblos de la región, no simplemente apoyar a un Gobierno israelí de derechas».

La Casa Blanca lanzó un comunicado el miércoles reafirmando que «Biden ha transmitido su apoyo inquebrantable a la seguridad de Israel y a su derecho legítimo a defender a su pueblo», así como el interés de Estados Unidos «para lograr restablecer una calma sostenible», pues, «Jerusalén, una ciudad de tanta importancia para las personas de fe de todo el mundo, debe ser un lugar de paz».

Respecto a esta y distintas declaraciones del Gobierno estadounidense, Psaki incidió en que se ha defendido el derecho «legítimo» de autodefensa de Israel porque los «ataques vienen de Hamás».

«Cualquier pérdida de vidas, cualquier amenaza a la vida, que ciertamente hemos visto, es una tragedia. Eso es lo que estamos trabajando para desescalar y tratar de reducir en la región», agregó, para apuntar también a que «muchos palestinos son puestos en peligro debido a la violencia».

En el caso de Estados Unidos, su intervención viene condicionada por la política marcada por Donald Trump durante su etapa en la Casa Blanca, cuando lanzó todo tipo de gestos y mensajes en favor de Israel, incluido el traslado de la Embajada norteamericana a Jerusalén, en contra del criterio de la ONU y de los propios palestinos.

Los nuevos enfrentamientos han estallado después del aumento de las tensiones en Jerusalén, al alza por las órdenes de desahucio de familias palestinas en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este, que se recrudecieron durante los últimos días para protestar contra la represión por parte de las fuerzas de seguridad israelíes, que dejaron cientos de palestinos heridos.

Hasta ahora, los ataques han dejado más de un centenar de palestinos muertos en la Franja, así como siete personas muertas en Israel, entre ellas una ciudadana india.

Ver los
comentarios

Deja un comentario