Internacional

“Temo por mis hijos. El futuro pinta oscuro y nos quieren separar del Reino Unido”

Dos habitantes de Belfast pasan ante un mural unionista sobre Isabel II.

Actualizado Lunes,
3
mayo
2021

20:29

Las batallas campales regresan a Belfast, que an conserva sus “muros de paz”

Dos habitantes de Belfast pasan ante un mural unionista sobre Isabel II.
  • Reino Unido Cien aos de la particin de Irlanda: y si hubiera un referndum sobre la frontera?
  • Gran angular Cien aos de divisin, discordia y heridas abiertas en las dos Irlandas

“Nunca ha habido una buena guerra, ni una mala paz”… La pintada resiste al paso del tiempo en la puerta oxidada de Lanark Way, algo as como el Checkpoint Charlie de Belfast, dividiendo a catlicos y protestantes desde hace dcadas. Durante el da permanece abierta, pero al caer la noche se cierra a cal y canto para evitar problemas. Los dos territorios -el republicano y el unionista- quedan entonces hermticamente separados por un imponente “muro de la paz”, fortificado con alambradas que llegan a los siete metros de altura para evitar la lluvia de piedras y proyectiles hacia uno y otro lado.

La batalla campal del 7 de abril ocurri aqu, ante los ojos atnitos de Isaac Andrews, un trabajador social que lleva aos volcado con los jvenes en el lado unionista y que tuvo que pedir auxilio en el fuego cruzado a su colega Sean Murray, que trabaja en el lado republicano.

“Me vi rodeado de un centenar de nacionalistas que intentaban forzar las puertas metlicas y cruzar hacia el otro lado. Aquello era lo ms parecido al infierno. Yo nunca haba visto nada as desde la poca de los The Troubles (Los Problemas). Fue como un chispazo de un pasado que crea que haba quedado atrs“.

Isaac Andrews lleva dos dcadas trabajando con jvenes problemticos en el lado unionista y tema que tarde o temprano hubiera una explosin similar: “Hay mucha ira acumulada. El confinamiento ha sido una olla a presin para los jvenes, las bandas callejeras estn al acecho. Y los adultos se sienten traicionados por el Protocolo de Irlanda; se ven a s mismos como perdedores en el pulso contra el Sinn Fein”.

Los odios sectarios estn volviendo “con venganza”. Andrews no cree que las organizaciones paramilitares atizaron el fuego de los disturbios, pero est convencido de la capacidad “incendiaria” de las redes sociales. Todo su trabajo para intentar generar “confianza” entre las dos comunidades se est desvaneciendo ante la mentalidad cerril del “usuns” contra “themuns” (“nosotros” contra “el otro lado”).

En el lado catlico del muro siguen an muy vivos los rescoldos del Bombay Street burning, cuando cinco personas murieron y decenas de familias tuvieron que dejar sus casas destruidas por una serie de incendios provocados en agosto de 1969. Ese mismo ao empezaron a construirse los “muros de la paz”, en un intento de evitar la confrontacin directa entre las dos comunidades.

“Estamos habituados a vivir bajo las alambradas y no nos resulta opresivo, sino que nos da proteccin”, explica Tara O’Brian, una profesora de msica de 34 aos que volvi a vivir con sus padres en la calle Bombay durante el confinamiento. “Yo he visto mejorar la situacin todos estos aos, pero la gente est ahora muy preocupada y teme que todo esto sea una vuelta al pasado. Las comunidades estn volviendo a cerrarse en s mismas, y eso es muy grave“.

“Cien aos de particin, el centenario de la opresin”, puede leerse en los carteles rojos pegados en el lado republicano de la puerta de Lanark Way, el lugar donde llevan chocando catlicos y protestantes desde hace 150 aos, antes incluso de la creacin de Irlanda del Norte, como bien recuerda el historiador Eamon Phoenix. Los famosos disturbios durante la revolucin industrial en 1886 se cobraron 60 muertos aqu mismo, en Spring Fields.

Un aire de pesantez y desolacin se siente tambin en las casas de ladrillo oscuro del lado unionista en Cupar Way, al otro lado del muro. All vive Hayley Ferguson con su marido Brendan y dos hijos de diez y ocho aos… “Tuvimos miedo ese da, cuando quemaron el autobs y el cielo se ilumin como un da de tormenta. Temo por mis hijos porque veo lo que est pasando y no me gusta nada. El futuro pinta bastante oscuro y nos quieren separar del Reino Unido“.

Hayley no quiere contar mucho ms, reconoce que hay miedo en su comunidad. El da de marras hubo nios detenidos de 13 aos, lanzando ccteles molotov contra la polica. El aire se puede cortar con un cuchillo a lo largo del ms imponente de los cien muros de Belfast, donde hace tiempo que dejaron de venir los turistas a fotografiar los grafitis. En la puerta metlica de Lanark Way, otra pintada con carga poltica sirve de advertencia a los coches que pasan raudos, como huyendo a toda prisa del pasado: “Quienes toman riesgos hoy, hacen la historia maana”.


Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber m√°s

Deja un comentario