Deportes

Salón de la Fama cumple 35 años

Salón de la Fama cumple 35 años

Eduardo Morán / El Diario

domingo, 11 abril 2021 | 06:00

El Salón de la Fama del Deportista Juarense está de manteles largo en este mes, pues el pasado día 9 cumplió 35 años de haber sido fundado y en todo este tiempo ha forjado una lista de 250 entronizados surgidos de diferentes disciplinas y de la crónica deportiva.

Como todo proyecto ambicioso, los inicios no fueron fáciles y se tuvieron que superar diversos obstáculos para hoy poder presumir lo que es este recinto de los inmortales.

Armando Díaz Mariñelarena, socio del Salón de la Fama, recordó que fue el periodista Raymundo Cordero ‘Casimiro’ el que animó a un grupo de personas, cada una con diferentes actividades pero con el deporte como denominador común, a crear un salón de la fama para los deportistas de Ciudad Juárez, luego de que él era invitado a votar en el del Beisbol de Monterrey.

“En junio de 1985 hacen una invitación para que vayan a Monterrey a conocer el Salón de la Fama del Beisbol, todos se apuntan, pero nada más va Mario Baldemar González Leija y allá se reúne con el presidente del Salón de la Fama de Monterrey”, recordó Díaz Mariñelarena.

Fue el 9 de abril de 1986 cuando se formó la primera mesa directiva del recinto de los inmortales de Juárez. Mario González Leija fue el primer presidente, como vicepresidente quedó Mario Yague, como secretario Antonio Barrón y como tesorero Humberto Rodríguez Camacho.

La primera tarea de los poco más de 40 primeros socios fue conseguir las biografías de los candidatos a ser entronizados en la primera generación.

“El 20 de noviembre de 1986 fue un día histórico porque se entronizó la primera generación de deportistas, con 22 entronizados. La ceremonia fue en el Instituto Nacional de Bellas Artes del Pronaf y estuvo presente el entonces presidente municipal Alfredo Urías Cantú y su servidor como director del deporte”, comentó Armando Díaz.

Como dato anecdótico, después de la ceremonia se les olvidaron las placas en el edifico del Pronaf, hasta que Rito Ortega, entonces encargado del INBA, avisó que si no iban por ellas las iba a llevar al fierro viejo. Entonces sugirieron que las colocaran en la Presidencia municipal, lo que Mario González aceptó, pero no fue bien visto por algunos socios por cuestiones partidistas y decidieron retirarse de la mesa directiva.

Para la tercera generación, 1988, solicitaron al alcalde Jaime Bermúdez la donación de un terreno, pero los que les propusieron no eran idóneos para realizar alguna construcción, hasta que bajo la administración de Jesús Macías les donaron el terreno que ocupan actualmente.

En 1991 se inició la construcción del edificio y en 1994, con la novena generación, se llevó a cabo la primera ceremonia de entronización en el recinto actual.

“La obra del edificio estuvo a cargo de la constructora Vista del Sol, del ingeniero Marcelo Aníbal Portillo Flores, él y su hijo Octavio Portillo ofrecieron su trabajo de manera gratuita”, señaló Díaz Mariñelarena. 

Deja un comentario