Internacional

La situación de tensión entre Rusia y Ucrania hunde el rublo

Rafael M. Mañueco

Corresponsal en Moscú
Actualizado:08/04/2021 01:47h

Guardar

El revuelo internacional en torno a la presencia de tropas rusas junto a la frontera ucraniana, en la proximidad inmediata de los territorios rebeldes de Donetsk y Lugansk (Donbass) y el anuncio del ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, de que el Ejército ruso se encuentra allí para llevar a cabo maniobras tácticas durante varias semanas ha provocado una estampida de inversores, un descenso de los índices bursátiles y una acusada caída de la cotización del rublo, la moneda nacional, con respecto al euro y el dólar americano.

Los expertos hablan de una ‘tormenta perfecta’ similar a la que se desató en 2014 cuando la decisión del Consejo de la Federación (Cámara Alta del Parlamento ruso) dio luz verde al presidente Vladímir Putin para enviar tropas al país vecino. Entonces el pánico se apoderó de los mercados, situación que recuerda mucho a la vivida ayer.

El mando militar ucraniano daba cuenta, mientras tanto, de la muerte de otros dos soldados más, justo al día siguiente de que otros dos fallecieran también por disparos efectuados por las fuerzas separatistas de Donetsk en la «línea de separación». Kiev ha tachado el incidente de «nueva violación del alto el fuego». Uno de los militares pereció en un ataque con granadas de mortero cerca de la localidad de Nevelske y el otro al explotar una mina no lejos del poblado de Stepne.

En declaraciones a la radio Eco de Moscú, el economista ruso, Ígor Nikoláyev, sostiene que «la influencia de los factores geopolíticos es tan grande que incluso el aumento de los precios del petróleo -aupado también por el estrépito bélico- no está ayudando al rublo». El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, sin embargo, no considera que lo que pueda suceder en Donbass vaya a afectar a la economía rusa. Según sus palabras, «el Gobierno y el Banco Central mantienen la situación estable y bajo control».

Pero el politólogo Valeri Solovéi estima, también ante los micrófonos de la emisora moscovita, que «un conflicto a gran escala entre Rusia y Ucrania en un futuro próximo es perfectamente posible». A su juicio, “las autoridades rusas se inclinan en serio hacia un escenario de tales características”.

En un reciente artículo, el exministro de Defensa de Donetsk, Ígor Guirkin (Strelkov) asegura que «las tropas ucranianas concentradas junto a Donbass superan en número a los efectivos de las fuerzas de DNR y LNR», abreviaturas de República Popular de Donetsk y República Popular de Lugansk, y apremia a enviar voluntarios en su ayuda y a Rusia a intervenir militarmente. Guirkin considera que la gente en Donbass «está harta de una situación que no es ni guerra ni paz» y subraya que el actual estatus quo tampoco satisface a Ucrania y menos a Rusia.

Uso de la fuerza

El antiguo dirigente militar de los rebeldes separatistas de Donetsk cree que «esto se resolverá solamente con el uso de la fuerza y se tendrá que terminar haciendo tarde o temprano». Guirkin lamenta que Putin no fuese más resolutivo en 2014 a la hora de invadir Ucrania y reconocer a Donbass como Estado, igual que se hizo en 2008 con las provincias georgianas de Abjasia y Osetia del Sur. Si lo hubiera hecho, señala, «ahora no tendríamos el actual problema».

Otros expertos dudan que Rusia se vaya a aventurar a una intervención de gran amplitud en Ucrania, pero sí a ejercer una presión militar suficiente, mediante el uso de artillería de alta precisión y fuerza aérea, como para obligarla a aceptar «fuerzas de paz» rusa en Donbass. Tal posibilidad condenaría a Kiev a olvidarse de recuperar el control sobre su extremo este, prácticamente para siempre, y a resignarse a tener allí un «agujero negro».

Analistas del Conflict Intelligence Team (CIT) afirman que la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania no había alcanzado la actual magnitud desde 2015, según la publicación Insider. A juicio del CIT tal fuerza «sobrepasa con creces lo que se quiere presentar como unas simples maniobras locales».

Ver los
comentarios

Deja un comentario