Internacional

Al menos dos muertos y diez detenidos en una nueva protesta en la ciudad birmana de Mandalay

Al menos dos muertos y diez detenidos en una nueva protesta en la ciudad birmana de Mandalay


Actualizado:20/02/2021 17:59h

Guardar

Al menos dos personas han muerto, otras veinte han resultado heridas -algunas de ellas de gravedad- y una decena se encuentran detenidas por una gran carga policial durante una nueva protesta contra la junta militar birmana en la ciudad de Mandalay, según han informado medios nacionales, citando como fuentes a testigos de la intervención.

El portal Myanmar Now, así como el periódico ‘The Irrawaddy’, coinciden en la cifra de fallecidos proporcionada por los testimonios, dada la imposibilidad de recibir verificación de las fuerzas de seguridad birmanas.

Según el relato de los presentes, decenas de personas se habían congregado en el astillero de Yadanarbon para protestar contra las maniobras de presión de los militares contra los empleados de las instalaciones portuarias, que habían decidido declararse en huelga en señal de repulsa contra el golpe de Estado de principios de mes.

Después de un primer enfrentamiento entre los manifestantes y la Policía, aparecieron en el lugar unos 20 camiones llenos de soldados y policías, junto con dos camiones con cañones de agua para dispersar a la multitud. Según los testigos, la Policía disparó en medio centenar de ocasiones al aire y usó balas de goma contra los manifestantes.

«De repente empezaron a golpear a la gente y a arrestarlos. También destruyeron motocicletas. Cuando la gente intentó responder, abrieron fuego», declaró un residente al ‘Irrawaddy’. Tanto la multitud como las fuerzas de seguridad abandonaron el lugar en torno a las 17.30 horas (hora local).

Severa represión

Mandalay, la segunda ciudad más grande de Birmania, ha sufrido severas represiones contra los manifestantes, con más de 100 personas heridas, incluida una mujer embarazada. Las muertes de este sábado son las primeras relacionadas con protestas.

Estos incidentes tienen lugar después de que una joven birmana que se encontraba en estado crítico tras recibir un disparo en la cabeza en una manifestación celebrada el 9 de febrero contra el golpe de falleciera este viernes, convirtiéndose en la primera víctima mortal de la represión de las protestas.

La joven, Mya Zuet Jine, una estudiante de 20 años, estaba ingresada en muerte cerebral un hospital de la capital, Nayipidó, a causa de las heridas sufridas. La mujer recibió el disparo cuando buscaba protección en una parada de autobús de los cañones de agua de la Policía.

Las manifestaciones se han sucedido en el país desde la asonada del 1 de febrero, dada poco antes de que se constituyera el nuevo Parlamento, surgido de las elecciones legislativas de noviembre. Durante el golpe fueron detenidos la entonces líder de facto del país, Aung San Suu Kyi, y el presidente, Win Myint.

Desde entonces se han sucedido además las detenciones de antiguos ministros y parlamentarios, mientras que los miembros de la Liga Nacional para la Democracia (NLD) electos en los comicios procedieron a establecer un Parlamento ‘paralelo’, no reconocido por la junta militar.

En este contexto, las autoridades militares imputaron el jueves al ministro principal de Mandalay, Zau Myint Maung, quien es además vicepresidente de la NLD, por incitación a la violencia. La propia Suu Kyi hace frente a cargos por violación de la Ley de Exportaciones e Importaciones y por supuestas violaciones de las leyes de gestión de desastres en el marco de la pandemia de coornavirus.

Ver los
comentarios

Deja un comentario