Noticias

Apagón de la mente | Periódico AM

8am

Estoy esperando que se vaya la luz porque, según lo anunció la CFE, la cortan en el centro del país a las 6 de la tarde y hasta las 11 de la noche puede durar el apagón. Nos preparamos para que el periódico no deje de publicar en internet y nuestra edición de hoy quede bien impresa. 

Según el Gobierno lo que sucede es que falta gas de importación. Texas nos surte porque le sobra de sus campos “shale” o de esquisto. Viene un golpe del invierno, el vecino se paraliza, sus tuberías se congelan y ya no hay gas para México. El presidente López Obrador dice que es por la “dependencia y tenemos que ser autosuficientes”. 

En Estados Unidos dicen que el cambio climático trajo la temperatura más fría desde 1890 al sur de su país. “Es parte del cambio climático”, aseguran algunos comentaristas en televisión. A la espera de la oscuridad pienso en el engaño. Siempre somos víctimas del clima, los norteamericanos o el neoliberalismo. 

Pudo ser el calentamiento global lo que trajo el frío extremo a Texas y con ello el atorón del gas que México necesita para iluminarse, pero tenemos que preguntarnos: ¿por qué en Texas abunda el gas y en México no? La respuesta es tan increíble como tonta: porque tenemos prohibido sacarlo del suelo. Mejor que se pudra ahí. 

El Río Bravo es una frontera política sobre el suelo, debajo, los depósitos de petróleo y gas son compartidos. La diferencia es que los vecinos saben que en el subsuelo los hidrocarburos no le sirven a nadie. Si quisiéramos disminuir la dependencia del gas texano sería muy sencillo: permitir a los particulares explotar la cuenca propia. Tardaríamos algunos años en lograrlo pero al final tendríamos la energía que tanto necesitamos. 

La transición a las energías renovables durará 30 años por lo menos. Como dice Bill Gates, de 51 mil millones de toneladas de carbón que echamos al aire cada año, tenemos que llegar a cero en 2050. Incluso para lograrlo necesitamos energía limpia y de los combustibles fósiles, el menos contaminante es el gas natural. 

La causa del desastre de los apagones fue la falta de gas importado. El no disponer de gas propio es la negación del neoliberalismo, es decir, la apertura económica a la inversión en energías de todos tipos. Si la 4T cree que el gobierno puede solo con el paquete de la inversión en petróleo, gas y electricidad, están más que perdidos: están derrotados aún antes de comenzar. 

Otra pregunta pertinente es: ¿cómo México tiene tanto dinero para importar tres cuartas partes de la gasolina y el gas que consume? Sólo con el T-MEC se explica. El libre comercio (muy neoliberal) da para eso y más. También el petróleo que exportamos ayuda. 

Las remesas y los productos agropecuarios completan el gasto.

La solución para el presente es abrir más la economía, no cerrarla como pretenden Bartlett, Nahle y compañía. El gobierno no puede solo, sus compromisos en pensiones, gasto social, salud y educación impedirán  que siga gastando dinero bueno en el malo, es decir, patrocinando elefantes blancos carentes de productividad. El péndulo tiene que ir de nuevo a la apertura o de verdad terminaremos como Venezuela: ricos en recursos naturales y pobres por ignorancia y debilidad mental. 

Por fortuna no llega el anunciado apagón y puedo enviar a tiempo estas líneas distraídas. 

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

En esta nota:

Deja un comentario