Internacional

Continuidad y localismo

Ludmila Vinogradoff


Actualizado:09/02/2021 01:29h

Guardar

Para explicar la política exterior de EE.UU. -más allá del gobierno republicano, demócrata o trumpista de turno- resulta socorrida la metáfora del barco de eslora mastodóntica al que cuesta muchísimo virar de improviso. Ya sea un enorme portaaviones nuclear o un gigantesco crucero de placer, el hecho es que los niveles de continuidad en las relaciones internacionales del gigante americano son muy significativos. Por mucho que toda la acumulada polarización/crispación alcanzada en su política doméstica tienda a sugerir bandazos muchos más drásticos.

Otro factor relevante para hacerse una idea de las querencias de la diplomacia de EE.UU. con independencia de cambios en la Casa Blanca es la desmedida influencia ejercida por intereses locales. Precisamente por el particular sistema electoral

Deja un comentario