Espect√°culos

‘La Chilindrina’ llora: sola y sin trabajo

'La Chilindrina' llora: sola y sin trabajo

Froylan Escobar
Agencia Reforma

viernes, 25 septiembre 2020 | 11:22

Ciudad de M√©xico‚ÄĒ¬†Con su personaje de ‚ÄėLa Chilindrina‚Äô, Mar√≠a Antonieta de las Nieves alcanz√≥ el cenit del estrellato.

La sola menci√≥n de la p√≠cara ni√Īa con pecas, lentes cuadrados y colitas cortas, hija del entra√Īable y malhumorado ‚ÄėDon Ram√≥n‚Äô, es motivo de evocaci√≥n de uno de los personajes televisivos m√°s querido de toda Am√©rica Latina.

Pero, ahora, a sus 69 a√Īos, la actriz lidia con una de las etapas m√°s duras y dolorosas de su vida.

Sufre la ausencia de su esposo, Gabriel Fern√°ndez (quien falleci√≥ a los 85 a√Īos en septiembre de 2019), su compa√Īero de ruta durante 48 a√Īos.

“Yo veo a mi marido, en la noche lo sue√Īo tanto, est√° tan vigente, siento que est√° conmigo, yo le pongo la mano y siento que √©l me da la mano tambi√©n, es de esos amores tan grandes que no puede uno deshacerse de ellos”, rememora nost√°lgica la actriz de El Chavo del 8.

Precisamente con Fern√°ndez, Mar√≠a Antonieta recorri√≥ el mundo durante muchos a√Īos con su famoso “Circo de La Chilindrina”, ella como la creativa y √©l como el ejecutivo, administrador, representante y publirrelacionista.

Entre ambos se hicieron de un patrimonio económico que les permitiría vivir un retiro sin preocupaciones, pero la atención a los quebrantos en la salud de Fernández, quien hizo también carrera como actor de doblaje y locutor, mermaron su capital.

“Mi esposo siempre fue muy precavido, siempre dec√≠a que ten√≠amos que ahorrar para que, cuando estuvi√©ramos viejos, no le pidi√©ramos nada a nuestros hijos (Gabriel y Ver√≥nica). Y nos lleg√≥ la vejez y segu√≠amos trabajando, pero desgraciadamente √©l se me enferm√≥ mucho.

“Nos fuimos a Per√ļ a hacer una gira y se me puso grave, tuvimos que meterlo al mejor hospital durante un mes. Despu√©s, √©l ya no pod√≠a viajar en vuelo comercial, porque estaba muy delicado, as√≠ que alquilamos una avioneta ambulancia.

“Llegamos a Toluca, ya nos esperaba una ambulancia que nos llev√≥ a un hospital en la Ciudad de M√©xico e inmediatamente lo internaron y entubaron”, recuerda.

Pero la situación no mejoró, porque también ella cayó enferma de neumonía.

“Me dijeron que me ten√≠an que internar, me subieron en una camilla y yo vi ‘pediatr√≠a’, se me hizo raro que me ubicaran ah√≠. Me acostaron, luego un doctor lleg√≥, me pregunt√≥ c√≥mo me sent√≠a, le dije que estaba bien y le pregunt√© que por qu√© me hab√≠an subido a pediatr√≠a, si no ten√≠a ocho a√Īos (como su personaje).

“Le dije: ‘Ya tengo m√°s'”, cuenta con humor. “El doctor me dijo: ‘No, se√Īora, ley√≥ mal. Dice: geriatr√≠a. Al final, yo le√≠ lo que se me dio la gana”.

Tras el deceso de Gabriel, Mar√≠a Antonieta pas√≥ poco m√°s de cinco meses sola. “Sin saber nada hasta de m√≠”, resume.

Hab√≠a decidido volver a escena este a√Īo. En febrero retom√≥ sus presentaciones de “La Gira del Adi√≥s” de su personaje, que caracteriza desde 1972.

Viajó a Estados Unidos para presentarse en California, pero la pandemia la alcanzó y tuvo que posponer sus fechas y resguardarse en casa.

Su √ļltima aparici√≥n en la televisi√≥n fue en 2011, en el melodrama Amar de Nuevo, producido por Telemundo, mientras que en el cine fue en 1994, con la pel√≠cula La Chilindrina en Apuros, dirigida por Juan Antonio de la Riva para Televicine.

Un a√Īo despu√©s (1995), finalizaron las emisiones de El Chavo. Mar√≠a Antonieta busc√≥ la forma de continuar su carrera con su personaje, pero Roberto G√≥mez Bola√Īos “Chespirito”, creador del mismo, s√≥lo le permiti√≥ usarlo en teatro, pero no en televisi√≥n ni cine, lo que los enfrent√≥ en los tribunales.

La amistad entre ambos se acab√≥ y la actriz se qued√≥ con los derechos de “La Chilindrina”.

G√≥mez Bola√Īos muri√≥ en noviembre de 2014 y, a la fecha, de los habitantes de la entra√Īable vecindad sobreviven ella, ‘Kiko’ (Carlos Villagr√°n), ‘El Se√Īor Barriga’ (√Čdgar Vivar) y ‘Do√Īa Florinda’ (Florinda Meza, viuda de G√≥mez Bola√Īos).

‘La Chilindrina’ espera, pacientemente, su regreso a los escenarios, para, de paso, recomponer la situaci√≥n emocional de su int√©rprete.

Una de las ofertas que tiene es una película, ni más ni menos que con su amigo Vivar. Aunque no sabe para cuándo se filmará.

“S√© que la trama se desarrolla en un asilo, donde hay muchos viejitos y cada uno tiene su propia historia y una de esas es la de √Čdgar y la m√≠a. Mi personaje s√≥lo habla con su marido, con nadie m√°s. Resulta, al final, que ella no est√° viva, que es el fantasma de la se√Īora que se le aparece al se√Īor. Es algo muy bonito”, cont√≥.

Deja un comentario